OPINIóN

La culpa es del asesor


La Asamblea Nacional en el período legislativo anterior terminó con cifras en rojo en cuanto a la aceptación popular, credibilidad y confianza ciudadana. Al iniciar el actual período legislativo,

La Asamblea Nacional en el período legislativo anterior terminó con cifras en rojo en cuanto a la aceptación popular, credibilidad y confianza ciudadana. Al iniciar el actual período legislativo, más de un ecuatoriano imaginó mejores días para el país, desde la primera función del Estado, sin embargo, eso no ha sido así y más bien, los primeros dos meses han sido de pasos en falso y ya con un primer gran escándalo de corrupción: Bella Jiménez es acusada de cobrar aportes ilícitos a cambio de otorgar importantes puestos en la función pública, en una suerte de repartos. Incluso, con tentáculos, aparentemente, en otras funciones del Estado, como el Ejecutivo. El pronunciamiento de la asambleísta Jiménez, segunda vicepresidenta de la Asamblea Nacional, es indignante. Elude su responsabilidad. No desmiente nada de lo afirmado. Apenas y atinó a echarle toda la culpa a su asesor, alguien de quien dijo, se tomó atribuciones por sobre ella, ocupando, incluso, su teléfono celular. Es que los chats publicados son contundentes. El denunciante, quien parece ser el estafado, es decir, el que pagó los $ 3 mil por el puesto y el cual nunca se lo dieron, revela con detalle cada hecho en el que no está solo involucrada la legisladora en mención, sino también su hijo.

¿En qué cabeza puede caber que el asesor tiene más poder que la autoridad? Y en caso de que así fuese, ¿Por qué ella no reveló con anterioridad este hecho irregular y esperó a que se haga público el escándalo para reaccionar con una fría y escueta carta en la que solo elude responsabilidades?

La Asamblea Nacional está recién empezando su periodo legislativo. Está a tiempo de recuperarse del desprestigio en el que lamentablemente ha caído por culpa de malos legisladores, pero para lograrlo, es necesario darse un baño de verdad. Deben quedar al descubierto los corruptos y dar garantías a quienes se sientan afectados para que denuncien estos hechos. Hoy, Jiménez acusa a su asesor, antes, el asambleísta Fernando Villavicencio responsabilizó de su negligencia administrativa a la secretaria de la comisión. También es hora de asumir las responsabilidades como corresponde.

A propósito de esta revelación, qué importante que no se haya dado paso al veto de las conversaciones a través de dispositivos tecnológicos. Gracias a ello, hoy el país puede conocer con detalle esta trama de corrupción.