OPINIóN

Editorial: Fin del estado de excepción



Hoy es el último día de estado de excepción en El Oro. Y aunque para las autoridades el balance siempre será positivo, lo cierto es que para quienes no tienen su sueldo seguro a fin de mes, trabajen o no, la situación es precaria y las consecuencias del toque de queda generan desempleo, morosidad en las deudas, falta de circulante en la economía local, en definitiva, una serie de factores que merman la calidad de vida de las personas. Esperemos que tras el fin del estado de excepción no se decida, de forma aventurera, restringir aún más a la población. Esperemos que sea el último estado de excepción del año.

Pero la economía no se va a reactivar solita, apenas con evitar más estados de excepción. Es momento de que el presidente, Guillermo Lasso, delinee políticas públicas efectivas, enfocadas en la reactivación económica. El país alcanzó la meta de los nueve millones de vacunados. A su vez, El Oro está a punto de lograr su objetivo de tener al 80 % de la población vacunada contra el COVID-19. Es un logro evidente, pero que debe llegar acompañado de exoneraciones fiscales, flexibilidad tributaria, y también es el turno de que la banca privada y pública actúen en beneficio de la sociedad. Entendemos que es un momento difícil para todos, sin embargo, la banca no ha sido consecuente con sus deudores. Nadie deja de pagar un compromiso bancario porque no quiere, sino, porque evidentemente, no tiene. Porque adquirió la deuda sin imaginar lo que venía con la pandemia del COVID-19. Eso debe comprender el sistema financiero nacional. Y si no lo entiende, el régimen y la Asamblea deben establecer medidas al respecto.

Al menos en El Oro, la economía agoniza. El sector comercial está agobiado. La rentabilidad es poca y tener un negocio propio es la única forma de subsistir, porque empleo no hay. Pero, tristemente, no hay empatía por parte de las autoridades. Ellos, desde la comodidad de su burocracia, no han atinado a una solución efectiva al inconveniente económico en el marco de 18 meses de pandemia. Apenas y se han animado a replicar los confinamientos. Solo eso y nada más. No hay estímulo de ninguna índole para quienes se quedan en sus casas.