PORTADA

Guadalupe Llori llama a tener ‘los ojos bien abiertos’ frente a ‘intentos de desestabilización’ de la Asamblea Nacional


RIOBAMBA. Guadalupe Llori participó en la sesión solemne que se realizó en Riobamba este 11 de septiembre, en conmemoración del Día de la República. Foto: Cortesía

RIOBAMBA.- Un discurso de advertencia al Gobierno nacional que incluyó hasta un golpe de reclamo al pódium, exclamó la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, en una sesión solemne en conmemoración del Día de la República.

A Riobamba (Chimborazo) se trasladaron varios legisladores este 11 de septiembre para participar en este acto conmemorativo, cuando en 1830 se firmó la Primera Constituyente.

En ese contexto, sin mencionar al gobierno de Guillermo Lasso, el discurso de Llori se concentró en advertir que no permitirán intentos de desestabilización de la Asamblea Nacional.

Llamó a mantener los “ojos bien abiertos y a estar atentos a los intentos de desestabilización institucional”.

“No nos dejemos cegar. Tenemos que decir las cosas como son y en nuestro idioma. Está de moda el término fake news, un término que tapiña la realidad y que hace olvidar al pueblo que las fake news son patrañas, mentiras que se publican para hacer daño a otros”, dijo Llori.

Se describió como una política que no es como otros, o como anteriores presidentes de la Asamblea, que con “discursos vacíos” decían que se preocupaban del pueblo “pero cedían ante las presiones del gobierno de turno, sin pensar en la gente”.

Aseguró que no quiere “pugnas mezquinas”, pero no permitirá que “se quiera aplastar la Constitución y volver a silenciar a los ecuatorianos que nos dieron su respaldo en las urnas”.

Por su participación política no es la primera vez que el poder quiere anularla, por lo que afrontarán -alertó- el “chantaje y las amenazas de consultas populares o de muertes cruzadas, las presiones no nos impedirán trabajar por el pueblo”.

También cuestionó que se dice que los asambleístas no quieren “responder de manera positiva” a los planes del régimen, y se preguntó qué es positivo: “¿Aprobar las cosas sin debate? ¿Dar paso a leyes que beneficien solo a los más ricos y poderosos? ¿Tal vez pretenden que nos olvidemos del pueblo, de los pobres, de los vulnerables? No vamos a ceder, porque hay luchas que no se pueden abandonar. Vamos a ser intransigentes, porque los derechos del pueblo no son negociables, vamos a ser inflexibles, porque nos ha costado siglos obtener libertad y democracia, como para soltarla por un capricho de los poderosos de siempre”.

La autoridad se comprometió a fiscalizar y luchar contra la corrupción, y “lastimosamente” aclaró que esa lucha la darán también en el interior del Legislativo.

Enumeró el trámite de doce leyes y que se han aprobado otras ocho; además que el Consejo de la Administración Legislativa (CAL) ha tratado 41 iniciativas legislativas.

Entonces reprochó que se diga que “no trabajan”. Golpeó el pódium y enfatizó: “¡Sí trabajamos!”.

La reacción de la autoridad se da frente a los anuncios del presidente de la República, Guillermo Lasso, de que convocaría hasta finales del 2021 a una consulta popular para que sea la ciudadanía la que resuelva si da paso o no a sus propuestas legales en materia económica, en el caso de que en la Asamblea Nacional no haya la apertura para debatir y aprobarlas.

El mandatario, en entrevistas a medios de comunicación a lo largo de los últimos días, anotó que la opción de un plebiscito es “sí o sí”, pues entre sus motivaciones está conocer si hay respaldo a un proyecto legal sobre el empleo y otros temas políticos.