DEPORTES

Barcelona y Deportivo Cuenca saltaron al campo de juego, pero no llegaron los árbitros y el partido no se disputó


Bruno Piñatares, Matías Oyola y Emmanuel Martínez (de espaldas) realizaron su habitual calentamiento en el gramado del estadio Monumental.

Tal y como ha venido ocurriendo a lo largo de la séptima jornada de la segunda etapa de la Liga Profesional de Fútbol de Ecuador (LigaPro), los once jugadores de Barcelona SC y Deportivo Cuenca saltaron al estadio para cumplir con la programación establecida. A estos elencos les correspondía jugar este domingo en el Monumental Banco Pichincha desde las 16:30, sin embargo, los árbitros no aparecieron y luego de la espera reglamentaria de cinco minutos, los capitanes Damián Díaz, por Barcelona, y Pedro Larrea, por Deportivo Cuenca, se acercaron a la mesa de control para firmar el acta de juego y proceder a retirarse del gramado.

Este fue el sexto compromiso de la jornada que pasa por una situación similar a raíz de la postura “firme” de los árbitros por no dirigir ningún partido de Serie A y Serie B hasta que se cancele la totalidad de la deuda que mantiene el organismo rector del campeonato ecuatoriano con el gremio, que según expresaron en un comunicado el pasado 8 de septiembre, se aproxima al millón de dólares, correspondientes a los meses de mayo, junio, julio y agosto.

La posición de LigaPro es de no caer en “presiones” del gremio de colegiados del fútbol ecuatoriano y por esta razón decidió no suspender la fecha y programarla como si se fuesen a disputar los juegos con normalidad, una situación repetida desde la noche del viernes, cuando no se llevó a cabo el primer partido de la jornada entre Técnico Universitario y Manta.

GolTV, canal dueño de los derechos televisivos del torneo hasta 2028 con opción a renovar por diez años más, dentro de su programación ha promocionado los partidos de la fecha pese a que, finalmente, no se disputan.

Tanto Barcelona como Deportivo Cuenca presentaron sus alineaciones y realizaron los ejercicios precompetitivos. En el caso de los morlacos, tuvieron que gastar recursos para trasladarse a la ciudad de Guayaquil la noche del sábado, hospedarse en un hotel, para luego retornar a la ciudad azuaya. Esto a raíz de que los clubes afiliados a LigaPro deben cumplir con el reglamento.

Hasta el cierre de edición no ha existido pronunciamiento oficial por parte de la LigaPro, de la Federación Ecuatoriana de Fútbol y del gremio arbitral respecto a esta situación.