OPINIóN

¿Por qué y cuándo los pueblos callan?


Abel Romero Ochoa

ASÍ SE EXPRESABA JUAN MONTALVO :

“El que no cumple sus deberes es pueblo corrompido; el que no conoce sus derechos, es esclavo; y el que no conoce sus derechos, ni practica sus deberes es bárbaro”.

Realmente hay profundidad y verdad a toda prueba en esta frase de parte de un hombre valioso en diversos campos del conocimiento humano como Juan Montalvo, que nos lleva a la reflexión de que cuando los pueblos callan sufren profundas crisis de valores y principios que los vuelven esclavos; ya que han perdido su identidad. Les falta cultura, han perdido la brújula de su derrotero y se han corrompido por su propia ignorancia; su destino que debe ser hacia la abundancia y la creación de fe, amor y cultura, se la roban aventureros que tampoco tienen valores, ni principios y que por el contrario por su propia condición, usufructúan para sí los derechos que le corresponden al pueblo. Permítanme que este artículo se apegue más a la circunferencia local, aunque también tiene su incidencia nacional, pero su espíritu tiende a que los orenses despertemos del letargo en el que llevamos 137 años como provincia, tiempo en el cual hemos perdido, gran parte de nuestra identidad, nos hemos olvidado de sembrar valores y principios, razón por la cual… no hemos cosechado. No la sustentamos con razones, con estudios y valor exigiendo razones del ¿Por qué no tenemos una autopista Machala-Guayaquil? y transitamos 60 años por la misma vía; pero nos conformamos y lloramos casa adentro y de vez en cuando vienen ministros a darnos un caramelito, así como autoridades locales que nos mienten con descaro y seguimos con el sabor agridulce de que alguna vez, si llegara a tener vigencia esa vía de igual forma la infraestructura vial interna, así como otro tipo de obras que permitirán alcanzar un DESARROLLO INTEGRAL de la provincia, autoridades locales en elecciones nos presentan un baratillo de ofertas, pero nunca se cumplen; así como no exigimos su cumplimiento apegados a la Constitución y las Leyes; me pregunto y les pregunto: ¿Nuestros pedidos y derechos los hacemos con valentía y gallardía como lo hacen otras provincias y lo obtienen?; bien por ellos.

Si El Oro es generadora de divisas a gran escala y sostiene la dolarización ¿Por qué no hemos alcanzado alguna obra que genere verdadero progreso y desarrollo? Despertemos coterráneos y asimilemos las frases de Montalvo.