OPINIóN

Editorial: Reconstrucción tras solución



Es urgente que los zarumeños se organicen. Pero esa organización debe ir de la mano con la exigencia de respuestas inmediatas a un problema de vieja data. No se trata de iniciar desde cero, sino, empezar desde lo que ya se había hecho. Desempolvar estudios, planos, recomendaciones y desde esa base, empezar a trabajar en lo que serían las soluciones. Son 60 días de estado de excepción. Ojalá no ocurra lo que pasó con la emergencia carcelaria o la de los hospitales, en las cuales, se cumplió el plazo y no hicieron las adquisiciones necesarias para solucionar las respectivas crisis de seguridad y de medicinas, respectivamente.

El clamor de la ciudadanía es que las acciones se las hagan ya y no se espere una tragedia mayor. Y esas acciones van desde suspender las actividades mineras en la zona de exclusión, sancionar con rigor a quienes han irrespetado aquello, detectar y sellar los túneles clandestinos de acceso a las minas, así como la restauración integral del área patrimonial de la bella Zaruma.

Lamentablemente, tres viviendas patrimoniales han sido destruidas por el socavón y otras más están en serio riesgo. De hecho, ya registran cuarteaduras en sus estructuras. Esa reconstrucción la debe liderar el Estado, pues lamentablemente, su inacción es la que ha ocasionado este deterioro masivo que pone en riesgo a todo un cantón.

Los zarumeños no merecen esto. Los orenses no merecemos perder el principal atractivo turístico de Zaruma: sus bienes patrimoniales. Al contrario, es momento de unir fuerzas, elevar nuestras voces de protestas y exigir, como corresponde, al Estado que tras la solución debe llegar la reconstrucción, pues Zaruma merece respeto y consideración por parte de las entidades estatales.

En febrero se prevé que concluya el estado de excepción. Es decir, en pleno invierno. De esta manera, hay que señalar que las precipitaciones constituyen un riesgo para la población en general, pues las lluvias, en teoría, debilitarían más el suelo y con ello, el peligro es inminente de derrumbes. Por eso es que urge de la presencia de la mayor cantidad de instituciones, expertos y demás, a fin de evitar que la catástrofe sea mayor. Es momento de que el Estado asuma su rol por Zaruma.