SUCESOS

¡Su cuerpo flotó en estado de putrefacción!


El cuerpo del guardia de seguridad de una camaronera, fue llevado hasta el muelle de Cabotaje de Puerto Bolívar, donde la policía realizó el levantamiento del cadáver. Arturo Rodríguez González, en vida.

PUERTO BOLÍVAR. Un lamentable accidente laboral ocurrió en la isla Puná, cuando trabajadores de una camaronera estaban descargando sacos de balanceado. Arturo Enrique Rodríguez González, de 49 años, era quien brindaba custodia al barco que zarpó desde Puerto Bolívar, pero una mala maniobra hizo que cayera al mar luego de golpearse la cabeza.

Sus compañeros de labores trataron de rescatar el cuerpo, pero debido a la oscuridad de la noche, no se lo encontró. El accidente laboral ocurrió alrededor de las 20:00 del último viernes 7 de enero.

Sin embargo, fue la tarde del domingo 9 de enero cuando sus compañeros lo encontraron flotando, entonces lo rescataron y decidieron trasladar su cuerpo hasta el Muelle Cabotaje de Puerto Bolívar, donde los agentes de la Dirección Nacional de Muertes Violentas (Dinased) de la Policía Nacional, realizaron el levantamiento del cadáver.

Testigos indicaron a la policía, que el hombre hace 3 años laboraba como guardia de seguridad y tuvo un accidente el pasado viernes.

El representante legal de la empresa indicó que el fallecido tenía que brindar la custodia a un bote que navegaba con 250 quintales de balanceado hasta la camaronera de la Isla Puná.

A las 20:00 de aquel día, Rodríguez cayó y se golpeó la cabeza antes de sumergirse en el mar. Esto lo corrobora uno de sus compañeros, quien informó que su compañero se cayó al bajar de la embarcación por el tablón que colocan los trabajadores quienes bajan el balanceado, justo en esos momentos se mueve la embarcación y pierde el equilibrio cayendo a una altura de más de 2 metros.

Lamentablemente, sufrió golpes y la corriente lo arrastró. Los compañeros habrían intentado salvarle la vida; sin embargo, por la oscuridad de la noche no lo lograron.

Con ayuda de los familiares y trabajadores de la camaronera realizaron las labores de búsqueda y fue localizado flotando en el mar y en avanzado estado de putrefacción, entonces decidieron llevarlo hasta el muelle de Puerto Bolívar.

El personal de la Dirección de Delitos Contra la Vida, confirmó que el cadáver presentaba laceraciones en la cabeza. Por orden de la fiscal María de Lourdes Tenezaca el cuerpo fue trasladado hasta el Centro Forense, donde sus familiares realizaron los trámites para poder retirarlo y darle cristiana sepultura.