OPINIóN

No vacunados


Alejandro Castro Jaén

En este punto de la pandemia, todavía hay personas en el país que no se han vacunado porque creen que no es muy probable que la vacuna contra la Covid-19, ofrezca algo bueno, están conscientes de la existencia del virus y de los daños que puede causar, pero por distintas razones sencillamente no creen que les convenga vacunarse. En diferentes personas creen esto, y durante esas conversaciones hemos visto que darles más información escalofriante con la idea de hacerlos cambiar de opinión no funciona en muchos de los casos, e incluso puede hacer que se cierren más a la posibilidad de vacunarse.

Los expertos en salud pública han probado diversos métodos para motivar conductas como la vacunación, pero con mayor claridad ha resultado una constante: informar más quizá no sea una de las mejores herramientas. Los motivos por los que las personas deciden no vacunarse son complejos; varían de una enfermedad a otra, de una época, cultura y geografía a otra, y de un grupo social a otro. Sin embargo, nuestros compatriotas vacilantes no encuentren motivo para vacunarse a pesar de tener a un familiar hospitalizado, o incluso muerto, a causa de la COVID-19. Es posible que los relatos de médicos sobre casos desgarradores que ven en el hospital, por desgracia, no tengan algún efecto significativo en las tasas de vacunación.

La información sobre la COVID-19 seguirá siendo valiosa para las personas interesadas en vacunarse que solo necesitan más datos, no obstante, es posible que esas personas solo sean una pequeña proporción de la población que no se ha vacunado todavía. Si el principal obstáculo para alcanzar las metas de vacunación que son del 70,3% del país, es que las personas no están convencidas de la importancia de vacunarse, es probable que ofrecerles más información no ayude. Un ejemplo clásico es el de los médicos, quienes batallan para seguir las mismas recomendaciones que les dan a sus pacientes, a pesar de la amplia formación de los doctores y del acceso que tienen a la información médica, en conjunto, los médicos apenas muestran una capacidad ligeramente mayor que sus pacientes para apegarse a las recomendaciones diseñadas para mejorar su salud.