SUCESOS

Niño de 3 años murió ahogado en una camaronera


SANTA ROSA.- Un lamentable descuido se convirtió en tragedia. Carlos Isaac Ch. R., niño de apenas 3 años de edad, murió ahogado en una piscina camaronera. El cuerpo del menor llegó al sitio La Chilca en el cantón Santa Rosa.

SANTA ROSA.- Un lamentable descuido se convirtió en tragedia. Carlos Isaac Ch. R., niño de apenas 3 años de edad, murió ahogado en una piscina camaronera. El cuerpo del menor llegó al sitio La Chilca en el cantón Santa Rosa, casi a la medianoche del jueves 13 de enero, luego que muriera ahogado en una piscina camaronera de la parroquia Taura en la provincia del Guayas.

Eran las 23:55 del jueves 13 de enero, cuando la familia del menor llegó con el cuerpo del niño hasta La Chilca, allí trataban de darle cristiana sepultura a través de una funeraria. Sin embargo, ante el desconocimiento de la familia por el procedimiento a seguir en estos casos, llamaron al ECU 911, para que personal de la Dirección Nacional de Muertes Violentas (Dinased) de la Policía Nacional, realice el levantamiento del cadáver y sea trasladado hasta el Centro Forense de Machala, para que le realicen la respectiva autopsia de ley.

Este protocolo se cumple para poder descartar que se trate de alguna muerte violenta. La autopsia confirmó que el pequeño no tenía huellas de violencia y su muerte se había dado por ahogamiento.

La familia pudo retirar el cuerpo del Centro Forense, para darle cristiana sepultura en el cementerio de Santa Rosa.

Hechos

El hecho se habría dado a las 16:30 del último jueves en la parroquia Taura en el Guayas, allí Tatiana R., de 26 años, madre del menor, explicó que estaba viviendo junto a su esposo e hijos en dicha camaronera por trabajo.

Sin embargo, dijo a la policía que cuando estaban haciendo sus actividades laborales, no vieron a su hijo, por lo que procedieron a buscarlo, su esposo lo encontró ahogado en una de las piscinas camaroneras, al sacarlo ya no se podía hacer nada, pues el pequeño ya se encontraba sin signos vitales.

Ante esta desgracia, la familia decidió trasladar a su pequeño fallecido, en una camioneta de los dueños de la camaronera, hasta la casa de su madre en el sector La Chilca, cantón Santa Rosa, de ahí habían puesto en conocimiento de la Policía, indicando que no habían avisado en la parroquia Taura, porque no sabían los procedimientos en estos casos.

Es así que la policía llegó hasta La Chilca y verificó el cuerpo del menor que estaba acostado en una mesa plástica del cuarto de la vivienda.

El menor fue cubierto con una sábana celeste luego de realizarle el examen externo que confirmó que no presentaba huellas de violencias.

El fiscal de turno, Gabriel Pereira, delegó a la policía para que realice la diligencia del levantamiento del cadáver y posteriormente sea trasladado al Centro Forense de Machala.