CIUDAD

Uso de la fuerza policial para combatir delincuencia, a debate


La condena al policía que impidió que un menor de edad sea asesinado, mediante la detonación de su arma que ocasionó la muerte de dos delincuentes, abre el debate público en torno al uso progresivo de la fuerza. Expertos consultados por este diario coinciden en la necesidad de fortalecer el marco legal en torno a este tema.

Linda Reyes

lreyes@diariocorreo.com.ec

En esta semana, se dio la sentencia del cabo segundo de Policía, Santiago Olmedo. El Tribunal de Garantías Penales de Chimborazo lo condenó a tres años y cuatro meses de prisión por el delito de extralimitación en la ejecución de un acto de servicio cuando abatió a dos delincuentes que asaltaban a un menor de edad, en Riobamba, en junio del año pasado.

Esto ha causado en ciertos ciudadanos malestar que no están de acuerdo que por cumplir su labor tenga que ser condenado en vez de ser condecorado. Otros indican que debería haber más garantía para los miembros de la seguridad y el orden y se debería modificar el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Los profesionales en Derecho Penal emiten su punto de vista y aseguran que no se debe reformar el COIP y más bien el elemento policial debe actuar con profesionalismo y más bien se debe efectuar una reglamentación de la función ejecutiva, en donde se entienda qué es el uso progresivo proporcional y racional de la fuerza.

Lenin Gómezcoello, abogado penalista, indicó que no debería haber una reforma al COIP, pero si debe haber un reglamento en donde se defina cómo es el trabajo del uso progresivo de la fuerza y cómo se debe hacer el trabajo policial con el uso de la fuerza. Estos términos deben ser definidos para que haya una buena interpretación por parte de los jueces o tribunales penales y no hayan sentencias injustas.

“Para dar seguridad en el campo laboral al trabajo policial debería haber un reglamento en el que indique hasta qué punto se puede considerar el uso progresivo de la fuerza”, agregó el profesional en Derecho.

Por su parte, Jaime Dután, abogado penalista, indicó que todo acto sin excepción alguna que vulnere o atente contra los derechos de otra persona tiene que ser sometido a la justicia. Por ese motivo expresó que, si la actuación del policía vulnera el derecho de la otra persona como un sospechoso, porque tiene derechos, debe ser sometido a un análisis para que un juez con las pruebas verifique si el policía actuó acorde a las normas.

Añadió que los elementos de la Policía no pueden tener una excepción para no ser juzgados, porque se les daría carta abierta para que use la arbitrariedad o puede caer en el abuso, por el mismo hecho de que no va a hacer sancionado.

“El hecho de no contar con una sanción puede caer en la arbitrariedad. El médico cuando hace una mala práctica es sancionado, lo mismo ocurre en las demás profesiones. La falta de llevar un procedimiento correcto puede llevar a la vulneración de derechos y hasta la muerte de una persona. No por ser policía debe estar excepto de la ley”, mencionó Jaime Dután.

LEYES PRO DELINCUENTES

El excapitán de la Policía, César Proaño, mostró su desacuerdo con la sentencia que impuso el Tribunal al cabo segundo de Policía, Santiago Olmedo. Enfatizó que las actuales leyes que tiene el país son pro delincuentes y no pro ciudadanos, que hacen que se eleve la delincuencia.

“La sentencia que se ha emitido en contra de Santiago Olmedo es una sentencia que le dice a los delincuentes señores, salgan a robar, salgan a violar, salgan a extorsionar, salgan a hacer lo que ustedes quieren, porque aquí hay jueces y fiscales, que vamos a meter preso a cualquier policía que trate de hacerle frente a la delincuencia. Ahora los policías si disparan se van presos sino disparan no saben qué hacer. En la actualidad no saben qué hacer o cómo hacerle frente a la delincuencia”, manifestó Proaño.