CANTONAL

La ciudadela Amazonas solicita atención urgente al municipio


Calles deterioradas, falta de aceras y bordillos, además de maleza y polvo, canales malolientes hace que el barrio Amazonas, perteneciente a la parroquia Hualtaco, siga en proceso de abandono, sin que autoridad alguna se preocupe en atender los múltiples requerimientos, a decir de los lugareños.

Calles deterioradas, falta de aceras y bordillos, además de maleza y polvo, canales malolientes hace que el barrio Amazonas, perteneciente a la parroquia Hualtaco, siga en proceso de abandono, sin que autoridad alguna se preocupe en atender los múltiples requerimientos, a decir de los lugareños

Sector descuidado

En un recorrido por la ciudadela Amazonas, al sureste de Huaquillas, fácilmente se puede dar cuenta de sus necesidades, pues se encuentran calles descuidadas, aceras inexistentes, un canal maloliente que “abriga” las casas lleno de desechos, animales muertos, que motiva la molestia de moradores por la falta de atención.

Dirigente

Franco López, presidente (e) de la Cdla. Amazonas, señala que es un sector que vive en completo abandono y olvido de las autoridades, “presumimos que se han ensañado con esta localidad, porque las autoridades municipales brillan por su ausencia. Un ejemplo el canal que cruza el sector, es un foco de infección y pestilente.

López indica que las calles del sector no han sido atendidas con obras de alcantarillado, riego asfáltico, veredas y mejora en su aspecto, pues contrastan con las de otras de ciudadelas vecinas, ya que son de tierra y en lugar de aceras tienen maleza.

¿Dónde está el

presupuesto?

Los moradores viven con el problema a diario, y piden que se tome en cuenta al sector, para que mejore su aspecto, puesto que los barrios aledaños están muy bien presentados y éste todavía no.

Existe un presupuesto aprobado en el 2021 para ejecutar obras primordiales, No sabemos por qué se le da largas a este tema. Si venimos por las calles Portoviejo, Pedro Carbo, Antonio Ante no hay diferencia, allí hay pequeños lastrados, pero acá le falta mucho, nuestras calles no se ven bien”, comentó Franco López.

Tierra y polvo

La calle Portoviejo es la que más llamó la atención porque en una parte tiene tierra y polvo y otra solamente maleza. A ella se suma la Francisco de Orellana, Seis de Diciembre, Huancavilca que, según los quejosos, les falta todo.

Basura

La basura desperdigada por las calles es otro aspecto que hace quedar mal al barrio, pues hay un sector donde se encuentra un gran terreno aparentemente abandonado, donde la gente que pasa por allí arroja la basura pese a que hay un letrero sobre las sanciones. “La recogen cuando les da la gana”, dice Franco.

A pesar de que pocos vehículos circulan por estas calles, hacen falta aceras que protejan de alguna manera a los peatones, pues ellos tienen que estar ‘siempre alerta’ ante los autos que cruzan levantando polvareda.

Peticiones

El presidente del barrio, indicó que desde tiempo atrás solicitan obras, unas que sí se han realizado y otras que no, pero a simple vista se nota que el sector necesita atención. Habitan unas 100 familias, se informó.

Inseguridad

Los asaltos a cualquier hora del día es otro de los problemas, por lo tanto, el directivo pidió a la Policía Nacional que haga patrullajes, y se garantice el bienestar y la paz de los moradores.

Molestias

Galo Jiménez, uno de los primeros moradores de la ciudadela, indica que año tras año se aprueba presupuesto para el barrio Amazonas, “pero nunca hacen nada. Personalmente el alcalde me confirmó que existía presupuesto para este sector, pero hace un año y aún no sabemos dónde fue a parar ese presupuesto. Hace pocos días pusieron cinco volquetadas de lastre, como para contentarnos. Es injusto. Da indignación como somos objeto de engaños”, dijo Guerrero.

Alumbrado

De la misma manera, serían ocho años que vienen pidiendo CNEL, para que coloquen un poste en las calles Huancavilca y Sucre. La falta de alumbrado público, en este lugar y otros, sirve de escenario para los asaltos y robos, denuncian los indignados moradores.

Canal maloliente

Señalan que es casi imposible a la hora de alimentarse, porque los olores nauseabundos que emana el canal, “genera vómito, dolores de cabeza y se pierde el apetito, es insoportable esta situación señor alcalde, concejales, ya es hora que presten atención a esta ciudadela. Ni Farfán ni Astudillo han hecho algo por nosotros”, manifiesta Guerrero.

Moradores

Paola Balcázar, moradora, lleva varios años viviendo en el barrio, “nadie hace nada. Nos sentimos abandonados, pues en tiempo de lluvia, las aguas y el lodo nos invaden, pero cuando llega el verano, el polvo nos ocasiona más de un dolor de cabeza”, expresó.

El ama de casa fue enfática en señalar que los moradores viven en zozobra por la inseguridad, la falta de alumbrado eléctrico, el alcantarillado, la falta de agua para preparar los alimentos y el pestilente canal nos va a alocar”, dijo doña Paola.

Paola hace un llamado a los organismos pertinentes, acudir al lugar y escuchar el clamor de la población.

A este pedido se une el de Patricia Encarnación, quien vive a pocos metros del canal, es una constante molestia y aumenta el hedor con el ardiente calor. Recogen la basura cuando se les antoja. Nos sentimos desamparados. Es que la carencia de servicios básicos se nota en el ambiente”, dijo.