OPINIóN

Editorial: Ministros pura foto


El ministro de Transporte y Obras Públicas, Darío Herrera, llegó a El Oro como han venido otros secretarios de Estado de este Gobierno: con las manos vacías.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Darío Herrera, llegó a El Oro como han venido otros secretarios de Estado de este Gobierno: con las manos vacías. Fue a las obras, se tomó fotos, prometió reiniciar los trabajos “lo más pronto posible” y se fue sin dar respuestas específicas sobre las inquietudes de los orenses. Es un clamor que se reinicien los trabajos de ampliación de la vía Machala-Guayaquil, sin embargo, aún no hay precisiones al respecto, porque la concesionaria Consur presiona que se les permita cobrar el peaje por una carretera que todavía no está terminada. El ministro ni siquiera se ha reunido con los representantes de esa empresa. Prometió hacerlo recién la próxima semana.

Urgen acciones gubernamentales para destrabar esta problemática, cuyas consecuencias las sufren todos. Sectores productivos sin poder trasladar su carga hasta los puertos de Guayaquil desde Machala o Puerto Bolívar desde locaciones de Guayas como Tenguel o Balao. También los transportistas, quienes prolongan sus recorridos por la actual vía angosta, lo que, evidentemente, representa pérdidas pues gastan más combustible, queman más aceite, etc.

Ni qué decir de la vía Perimetral Sur en Pasaje. Ya van dos ministros del actual gobierno que anuncian que “próximamente se realizarán los trabajos”. Es increíble que todavía no esté construido ese pequeño tramo. Desde agosto de 2021 hubo el acuerdo entre el MTOP y la Prefectura para ejecutarlos. Ha pasado un año y todavía no han colocado ni siquiera brea sobre esa calzada. La obra es de apenas 9 km, valorada en unos USD 6 millones. Eso ha sido incapaz del gobierno de cumplir. La deuda con El Oro es gigante y urgen correctivos, pues no puede ser posible que el actual régimen, siga la senda de sus antecesores y deje en el olvido a esta productiva provincia.

Ya basta de venir con las manos vacías. El ministro de Transporte y Obras Públicas, como mínimo, debió llegar a estar jurisdicción a firmar por lo menos el contrato de una obra vial. Pero no, solo vino a caminar, recorrer lo que todos ya han recorrido y a ofrecer. Las palabras se las lleva el viento y los orenses queremos ver resultados, no ofrecimientos.