OPINIóN

Editorial: Vacío de liderazgo



Machala tendrá 16 candidatos en busca de la Alcaldía, una cifra terriblemente exagerada de cara a los comicios del 5 de febrero de 2023. Y esa cantidad tan alta de aspirantes al sillón municipal tiene una relación directa con el evidente vacío de liderazgo que existe en la ciudad, a tal punto que cualquiera cree que puede ganar la elección.

Los numerosos escándalos de corrupción que han envuelto a la actual administración municipal que van desde el fallido intento de construcción de un mercado emergente en La Granja, pasando por las irregularidades detectadas en la adquisición de infraestructura para la construcción del acueducto que derivó en el retiro de fondos por parte del Banco del Estado para la Mancomunidad, siguiendo con la contaminación del agua con arsénico en los pozos González Rubio y Urseza, son tan solo algunos de los hechos que empañan la administración del actual personero municipal.

A esto debemos sumarle la cuestionada calidad de las obras entregadas, pues los moradores de cada barrio donde ha llegado el asfalto están inconformes con lo recibido; además, el incumplimiento de otras promesas como la ciudad industrializada, así como el controversial manejo de la pandemia, con adquisiciones irregulares que han sido observadas por Contraloría. Entonces, el resultado es esta sensación de vacío de liderazgo que deriva en una masiva inscripción de candidatos que lo único que provocan, como efecto adverso, es la fragmentación excesiva del voto. La principal consecuencia será, sin lugar a dudas, la falta de representatividad por quien gane la contienda electoral. Es decir, el nuevo alcalde de Machala, o el reelegido, probablemente llegará a ocupar esa dignidad con no más del 40 % de la votación. O sea, menos de la mitad de los machaleños habrá elegido al nuevo personero municipal.

Los esfuerzos de la clase política del país deben estar orientados a garantizar la representatividad que tengan los ciudadanos cada vez que eligen a sus candidatos. Por eso, es necesario que se realice una reforma legal urgente en el Código de la Democracia, para permitir que exista segunda vuelta en cada comicios: Presidente, asambleístas, alcaldes, prefectos, etc., pues solo así, el ganador será quien tenga un mayoritario respaldo ciudadano.