PORTADA

Caso Las Torres: exgerente Pablo Flores buscará demostrar que no presionó para que se realicen pagos desde Petroecuador


QUITO. Pablo Encalada (c), abogado del exgerente de Petroecuador Pablo Flores, dialoga antes de la reinstalación de la audiencia de juicio del caso Las Torres.

QUITO.- Con el testimonio del exministro de Hidrocarburos Carlos Pérez García se inició, la mañana de este miércoles, la audiencia de juzgamiento de los once procesados por el delito de delincuencia organizada, parte del caso Las Torres. La diligencia se realiza por 39 días ya en el octavo piso de la Corte Nacional de Justicia (CNJ).

Pérez García es uno de los 20 testigos y peritos que la defensa del exgerente de Petroecuador Pablo Flores presentará en audiencia para probar que el exfuncionario público no tenía ninguna participación en el pago de las facturas a la empresa Nolimit C. A. y que él jamás ejerció presiones para que se realicen los pagos desde la estatal petrolera.

Según la Fiscalía, en este caso existe un “grupo organizado y estructurado” que operó a través de la Contraloría General del Estado (CGE), la Secretaría de la Presidencia y la empresa pública Petroecuador para, a través del mecanismo del desvanecimiento de glosas, obtener el 2 0% de una factura de $ 20′345.609 que la estatal petrolera ecuatoriana debía pagar a Nolimit.

Pablo Flores y el excontralor Pablo Celi son a quienes la Fiscalía los identifica como los líderes de esta organización que habría operado entre el 2017 y el 2020. Para la Fiscalía, Flores recibió en efectivo, como parte del ilícito cometido, cerca de $ 40.000.

El testimonio del exministro Pérez García era necesario para el abogado de Flores, Pablo Encalada, pues la Fiscalía ha presentado como parte de su acusación chats, negociaciones y conversaciones en las que el exfuncionario de Petroecuador Raúl De la Torre y el empresario inmobiliario Roberto Barrera, ambos sentenciados en Estados Unidos al confesar ser parte de una trama de corrupción en Petroecuador, se toman el nombre de una serie de autoridades con las que ambos dicen mantener una relación.

Encalada asegura que no se ha probado desde la Fiscalía que De la Torres o Barrera eran delegados de su defendido Pablo Flores, de Pablo Celi o de alguna de las otras autoridades que ellos nombran en sus conversaciones periciadas dentro del caso Las Torres.

Solo la mañana de este miércoles Encalada presentó cinco testigos y peritos, los cuales son parte de tres grupos integrados por funcionarios de Petroecuador que acreditarían que Pablo Flores orgánicamente no tenía ninguna atribución en el proceso de pago y que nunca ejerció influencia en los procesos de pago; por personas particulares que hablarán cómo el exfuncionario de Petroecuador Raúl De la Torre se tomó el nombre de Flores para pedir dinero; y por peritos que demostrarán el fraude procesal en el que habría incurrido el empresario Roberto Barrera al entregar a la Fiscalía información celular que se cree que es falsa.

La defensa de Flores es la segunda en presentar su prueba pericial, testimonial y documental dentro de la etapa de juzgamiento. El primero en intervenir fue Marcelo Ron, abogado del excontralor Celi, quien que en la parte final rindió su testimonio como medio de defensa, asegurando que es inocente y que jamás conoció o participó de hecho ilícito alguno.

Celi declaró ser una víctima de una confabulación penal fraudulenta impulsada por la fiscal general, Diana Salazar, y que su procesamiento penal fue un “fraude premeditado, políticamente conducido”, orientado a su proscripción como autoridad de control, a la intervención sobre la CGE y a echar abajo las decisiones que tomó como autoridad de control.

Aparte de Flores y Celi, por delincuencia organizada la Fiscalía procesa como colaboradores de la organización a Natalia Cárdenas, Mauricio Orellana, Roy Calero, Martha Barrezueta, Pedro Saona, Álvaro de Guzmán, Silvia López, Ángelo Rodríguez, Andrés Luque, Adolfo Agusto Briones y Esteban Celi, hermano del excontralor.

Para Encalada, la Fiscalía, en sus 28 días de intervención, en ningún momento entregó un informe probatorio sobre la existencia de una “organización criminal”, sino solo ha presentado hechos aislados de una tentativa de soborno que nunca se consumó. Para él es importante demostrar al tribunal de juicio que las cosas se dieron en Petroecuador siguiendo los canales adecuados.

La jornada de este miércoles concluyó pasadas las 14:00. El presidente de la Sala de Juzgamiento, Walter Macías, dispuso que la diligencia se retome el próximo viernes 25 de noviembre a partir de las 15:00. La defensa de Flores deberá continuar con su exposición de pruebas.