SUCESOS

Se tomaba unos ‘tragos’ cuando fue asesinados a tiros


Huaquillas. – El asesinato de Joseph Rafael Álvarez Álvarez registrado la madrugada de este lunes 20 de noviembre, podría estar relacionado a una venganza. Es una de las hipótesis que manejan los investigadores de la Policía Nacional del Distrito Huaquillas.

Huaquillas. – El asesinato de Joseph Rafael Álvarez Álvarez registrado la madrugada de este lunes 20 de noviembre, podría estar relacionado a una venganza. Es una de las hipótesis que manejan los investigadores de la Policía Nacional del Distrito Huaquillas.

Álvarez al estar inmerso en un accidente de tránsito donde falleció una mujer, había recibidos amenazas, explicó un agente de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida y Muertes Violentas y Desapariciones (DINASED) en El Oro. Sin embargo, las investigaciones determinarán las motivaciones del hecho violento.

El crimen del joven de 21 años se registró a las 00:05, en la parte externa de su vivienda que está ubicada en las calles Machala y Jipijapa del barrio Ecuador.

De acuerdo a versiones, Álvarez se hallaba con unos primos ingiriendo bebidas alcohólicas, cuando llegaron sujetos armados y sin darles tiempo a que reaccionen, les dispararon por reiteradas ocasiones. Los proyectiles fueron directamente a la humanidad del muchacho, por lo que su muerte fue de manera inmediata, se conoció.

En el hecho violento, también resultó herido un pariente del occiso, siendo una víctima colateral del ataque armado. Según reporte de la institución policial, el homicidio fue de manera direccionada, aparentemente, por las razones antes señaladas.

La persona herida, identificado como José T., fue alcanzado por una de las balas, siendo llevado en un carro policial al hospital básico de la localidad. Allí, los galenos lo intervinieron quirúrgicamente para parar la hemorragia.

Más de uno se despertó al escuchar las detonaciones de arma de fuego. Gritos y llantos invadieron la zona del crimen por parte de los familiares de Álvarez que yacía en un charco de sangre, tras la arremetida de las ráfagas de balas de los criminales que huyeron en una motocicleta.

El cuerpo tuvo que ser cubierto con una sábana hasta que arriben peritos de Criminalística. Alrededor de él, quedaron regados al menos siete indicios balísticos. Además, los deudos aún no podían salir del shock al ver el cadáver que quedó junto a la puerta de ingreso del domicilio donde habitada.

Con el fin de cumplir con la autopsia de rigor, el cuerpo fue llevado hasta el Centro Forense. El occiso registra una detención en el 2021 por robo, según archivos de la Policía Nacional.