DEPORTES

Un vistazo al ayer Colegio de Médicos 1992, gran campeón y medalla de bronce en olimpiadas de ADEPRORO


Sindulfo Melgarejo (DT), Medardo Aucapeña (+), Moisés Pino, Luis Correa, Willer Montesinos, Julio Palas, Daniel Solano, Carlos Castillo, Nelson Ríos, David Correa y Leonardo Pazmiño. Jorge López (+), Cristóbal Jaramillo, Richard Molina, Enrique Ibáñez, Robert “gatuso” Ordoñez, Diego Avilés, Eutimio Márquez(+), “peluso” García y Lester Ojeda (K) faltan Tito Villalta, Carlos Ávila y Herman Manjarrez.

El Colegio de Médicos, que participó en las Jornadas Deportivas de la Asociación Deportiva de Profesionales Universitarios de El Oro, en el año de 1992, tuvo una excelente participación al terminar como campeón en la tabla general por encima del resto de colegios profesionales.

En esa época sobresalía el equipo de fútbol que tenía en sus filas a verdaderos peloteros, que deleitaban con su juego vistoso y contundente cuando estaban en cancha, fue una mezcla de experiencia y juventud que aspiraban al título, pero tuvieron que conformarse con la medalla de bronce.

En ese equipo, Nelson “Rivelinho” Ríos, que jugó con el gran Rómulo “El Fenómeno” Sala y Jorge “Timbirimba” Vélez, dejaba la posta a una camada de nuevos médicos peloteros.

La nueva sangre del CMO estaba liderada por el arponero Moisés “El Matador” Pino, que tenía dos años de haberse incorporado como mprofesional de la salud, quien jugaba tirado a la banda derecha como puntero diestro, desde cualquier posición y distancia marcaba a menudo, por arriba era letal ante las mallas rivales.

En esa epoca, el técnico Sindulfo Melgarejo jugaba con un clasico 4-3-3 que metía miedo a sus adversarios, utilizaba a menudo la siguiente alineacion: Julio Palas en el arco; “Peluso” García, Luis Correa, Willer Montesinos y Leonardo Pazmiño en defensa; Carlos Chica, Daniel Solano y Carlos Castillo volantes y arriba: Richard Molina, Diego Avilés y Moisés Pino.