OPINIóN

Editorial: No automedicarse en epidemia


Machala es el epicentro de la epidemia del dengue que se registra en El Oro. Las autoridades de salud están preocupadas no solo por el alto índice de contagio.

Machala es el epicentro de la epidemia del dengue que se registra en El Oro. Las autoridades de salud están preocupadas no solo por el alto índice de contagio, sino, porque la débil infraestructura básica que existe en esta jurisdicción ocasiona que las lluvias registradas en febrero hayan dejado como saldo esta vorágine de reproducción del mosquito vector de la enfermedad. Los mayores inconvenientes se suscitan en la parte baja de la provincia, esto implica a los cantones de Machala, El Guabo, Pasaje, Santa Rosa, Arenillas y Huaquillas. Cada distrito de salud coordina iniciativas que buscan la erradicación de criaderos de mosquitos, la abatización de sectores complicados y la fumigación en zonas donde, por ejemplo, abundan solares abandonados, con monte crecido, lo que los convierte en criaderos del aedes aegypti. Al realizar las denominadas actividades extramurales, es decir, al visitar los barrios con mayor incidencia del dengue, y verificar la condición de salud de quienes presentan síntomas graves y debieron ser internados, las autoridades notaron que era porque se habían automedicado. Por esa razón, la disposición expresa del Ministerio de Salud es prohibir a las farmacias en esta provincia que vendan fármacos libremente a quienes buscan tratarse contra el dengue. Es decir, el medicamento debe ser expedido únicamente bajo receta.La provincia afronta un momento crítico, a consecuencia de la proliferación de mosquitos y se conjugan una serie de factores que provocan la crisis que vivimos en la actualidad. En primer término, la deficiente infraestructura básica para la rápida evacuación de las aguas lluvias, sumado a la falta de control para evitar la proliferación de solares abandonados con monte crecido que se constituyen en criaderos de mosquitos; pero, también, la incipiente corresponsabilidad ciudadana, pues en cada hogar debemos procurar evitar tener potenciales recipientes que se constituyan en criaderos. Y, de forma adicional, si tenemos dolor de cabeza, escalofríos y dolor de articulaciones, no debemos automedicarnos, porque más bien podríamos generar un efecto que derive el dengue clásico en dengue hemorrágico. Al mínimo signo de alarma, busquemos el centro o subcentro de salud más cercano. Superar esta epidemia es tarea de todos.