OPINIóN

Las vías estatales




En la edición de ayer, informábamos sobre el estado deplorable en que se encuentra la vía Machala-Cuenca, sobre en todo en tramos que requieren una intervención inmediata del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, o de cualquier institución pública que quiera asumir esta responsabilidad.

Pero el problema no solo se observa ahí. En la vía Alóag-Santo Domingo, en el kilómetro 82 colapsó un puente por la creciente del río y se esperaba que se coloque un nuevo puente para restablecer el tránsito para este feriado de Semana Santa, pero no estará listo, según una información de diario El Universo.

Ante esta situación, muchos orenses han optado por viajar a Quito, por la vía a Pallatanga, pero también existen problemas por esta carretera, especialmente en el tramo que comprende entre el cantón Cumandá y el cantón Colta, en la provincia de Chimborazo.

Según el MTOP, el Ecuador empezó el año anterior con el 45% de la red vial estatal en malas condiciones, lo que representa que 4.718,32 kilómetros de carreteras que necesitan diferentes niveles de intervención, como es prevención, mantenimiento, entre otros trabajos.

El gobierno del presidente Daniel Noboa tiene un enorme desafío en rehabilitar las vías estatales que conectan las diferentes regiones del país, pues se evidencia el mal estado en muchas de ellas y requiere que el MTOP cuente con los suficientes recursos para mejorar el estado de la red vial.

El gran detalle es que no hay plata. Las carreteras merecen una intervención integral y para ello se necesita de un presupuesto que por ahora no se sabe de cuánto es. Lo cierto es que el actual régimen debe preocuparse por tener en buenas condiciones las vías que son de su competencia.

No queremos ser pesimistas, pero ojalá el arreglo de las vías se produzca a corto plazo, pues muchos sectores productivos y actividades económicas se benefician de aquello: el comercio, el turismo, la industria, la construcción, toda la movilidad en sí.